lunes, 13 de agosto de 2018

Vengo a Confesarme.

Ave María Purisima...

Así comenzaba una confesión verdad?

Parece mentira que haya ido a un colegio de monjas.

El caso es que he pecado, y no sé cual de los mandamientos es la Infidelidad. Pero confieso que os he sido infieles con twitter.

Que los últimos tiempos no he pasado por aquí, necesitaba tomarme un respiro con el blog, no me apetecía escribir.

Y que así como vosotros, los fieles del blog, los de siempre habéis sido la inhalación cuando los puñetazos en el estomago, los salvavidas en cada naufragio, los paracaídas en cada caída.... Twitter esta siendo la exhalación, la risa después del llanto, la calma después de la tormenta, las risas en el momento preciso.

El antes y el después. Yo no soy ahora, sin la que fui antes. La Lucia de ahora que viene mas renovada que nunca, no seria, sin la Lucia de antes. Aprendemos a base de caídas y de golpes contra en mismo muro. Pero os puedo asegurar que estos meses que he estado desconectada de todo, estos meses de retiro, han sido la vida.

Y no es que vuelva al pasado, porque es algo de lo que aprendí enormemente, y que mirarle fijamente a los ojos no duele hace mucho. Es que necesitamos un tiempo, un proceso de transición para saber que nos esta pasando, cuales son los cambios que estamos llevando a cabo en nosotros mismos después de las balas. Y es eso lo que este tiempo he estado haciendo. Meterme en mis adentros, porque es desde ahí, desde lo más hondo y oscuro donde empieza el proceso de asimilación.

No se cuando será la próxima vez que os escriba... Sabéis que depende de las ganas, de la inspiración...

Y que sois bienvenidos a Twitter donde casi todos los idas paso un ratito subiendo fotos, charlando, incluso bailando!

Tenéis una pestaña nueva " Vídeos Personalizados" Ya llevo unos cuantos grabados. Si sentís la curiosidad ya estáis tardando en ir a leerla! Y pedir el vuestro!

Os abrazo con alas...Siempre

Lucia.





Vengo a Confesarme.

Ave María Purisima... Así comenzaba una confesión verdad? Parece mentira que haya ido a un colegio de monjas. El caso es que he pecado...