viernes, 18 de diciembre de 2015

Refugio

Me encantaría pedir cosas imposibles de envolver en papel bonito y con un gran lazo verde, porque es mi color favorito hasta en Navidad.

Porque no se puede poner debajo de un árbol desear que se paren todos los relojes. Que el mundo se baje en la próxima estación. Que se apaguen todas las pantallas y así volver a mirarnos de nuevo a los ojos y estallar en palabras.

Dejar de esconder un felicidades, una emoción, un sentimiento tras una pantalla y volver a sacar el valor de decirlo cogiendonos las manos.

Dejar de ir al trote y que incluso el galope nos adelante cada mañana en el intento de no llegar tarde a trabajar.

Ojalá pudiera hacer sonar en cada rincón una orquesta, que llene de alegría las calles. Que lo inunde todo de magia, cono cuando eramos niños y el mundo no avanzaba.

Pero todo, oírme, todo merece la pena por levantarnos cada mañana y ver la luz que nos regala el sol.

Este año he encontrado de nuevo refugio en vuestras palabras, y perdonarme que no escriba un remitente, porque va para todos.

Yo a la Navidad le pido seguir descubriendo lo que soy, teniendo claro lo que quiero ser; FELIZ.

Y que el paso del tiempo siga fortaleciendo los cimientos de mis huesos.

Feliz Navidad, llena de magia y mucha sensualidad.

Os abrazo

Lucia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En Navidad Pide un Deseo

A lo mejor es cierto que la Navidad es mágica. A lo mejor si cierras los ojos muy fuerte y sueltas un deseo al viento....te lo devuelve bi...