lunes, 1 de junio de 2015

La mujer

Hace unos meses recibí un mensaje:

-Hola eres Lucia?
-Si
-Pues no se de que tengo tu teléfono. Este es tu teléfono de trabajo? Lo digo por la foto.
-Si, soy  masajista. Y si no sabes como tienes mi teléfono, como sabes mi nombre?
-Pues por eso me extraña, como no sea que le hayas dado un masaje a mi marido y el te haya llamado desde aquí....

Imaginaros mi cara!!

Continué diciéndola que no quería problemas de ningún tipo. Y ella me contesto que no me preocupara, que el que iba a tener problemas seria su marido y que por favor me iba a mandar una foto de el para que le dijera si había estado conmigo.

Sinceramente, no le recordaba, así es que o no estuvo conmigo o estuvo una sola vez  , por eso no le recordaba...

Continuamos hablando, y lo mas curioso es que tenia mi teléfono grabado como Lucia Mas en su propio teléfono....Raro.

-Si es verdad que no le conoces, estupendo, no me gustaría tener problemas con el, pero si le conoces ábreme los ojos por favor. Te lo agradecería.

- No te lo puedo asegurar al 100%. Pero la verdad no me suena.

-Muchas gracias, me quitas un peso de encima.

Sentía algo raro en todo esto. Era la primera vez que me ocurría. Y agradecía que esa mujer no me insultara ni fuera contra mi, porque realmente no me siento culpable cuando le hago masaje a un hombre casado. Y seamos sinceros, las mujeres siempre vamos en contra de las mujeres, aunque personalmente nunca me he sentido una mas en ese montón. Siempre he tratado de ayudar , me considero bastante feminista, y muy conectada con mis ancestras.

Así es que la comente que hacia cursos de masajes eróticos para mujeres y parejas y que quizás tuviera mi teléfono de eso.

- Pues lo del masaje sensual me ha molado, me parece interesante. Gracias de verdad.

Y termine diciéndola:

- Si te sirve de consuelo. Solo hago masajes. No soy prostituta. No me acuesto con ellos.

Y continuo agradeciéndome.

Me quede tranquila. La verdad que no puedo ponerme en una situación así, no se como actuaria yo si estuviera en el lugar de ella, pero si se que jamas iría en contra de la chica.

Pero se que preferiría que mi pareja acudiera a una chica masajista erótica  antes de que  me fuera infiel con su compañera o tuviera una amante.

La persona que vaya a una masajista, no quiere terminar su matrimonio, quiere a su mujer. Simplemente es que la rutina se a apoderado de ellos. Pero también creo como os he dicho a muchos de vosotros, que hay la opción de ir con tu pareja a un masaje o a un taller sobre masaje erótico para volver a reavivar la chispa que la monotonía y el tiempo apago.

Os abrazo.

Lucia






2 comentarios:

  1. Muy interesante esta historia, pero lo que dices al final, sobre el tema de masajes y talleres para parejas, sinceramente no lo veo... no me imagino diciendo a mi "partner" que los momentos más eróticos y sensuales los he tenido contigo :-)

    un besazo

    ResponderEliminar
  2. Con todo mi cariño Lucía, pero me produce un poco de rabia ver lo bien que redactas y toparme con algunas faltas gramaticales.

    No es correcto escribir "diciéndola", es un " laismo" muy común en Madrid.
    La forma correcta es "diciéndole" .

    Un beso

    ResponderEliminar