martes, 14 de abril de 2015

Os podria contar que...

Creo que bastaría con aprender a decir gracias, un lo siento o quédate cuando sientes que alguien esta a punto de irse y tu cabeza es un montón de mierda y de palabras acumuladas.

Supongo que bastaría con hacer cada 6 meses un examen de conciencia, parar y darte la vuelta para ver el pasado y lo que ha pasado allí dentro en ese tiempo y mirarte al espejo y preguntar a lo que ves reflejado ¿por que?.

Hace poco el espejo me respondió, entonces encendí el ordenador y me dispuse a abrir el alma en un folio en blanco que llevaba un nombre y le di las gracias y le dije un lo siento y no le dije que volviera porque ya se había ido y porque tampoco quiero que vuelva. He cometido errores pero nunca clavando cuchillos, porque mi fallo es fiarme de quien me mira a los ojos y me dice que me quiere llorando. Y le pedí perdón por dejarla ir.

Y le di las gracias a la persona que me enseño en mis principios y me hizo ver que no era sucio, que era algo bonito y bello el sentir un cuerpo sobre otro acariciándolo y mimándolo. Y porque una parte de mi éxito es gracias a ella.

A mi nadie nunca me ha dado las gracias por abrirle una puerta a un mundo desconocido, por enseñarle, por derivar clientes cuando no tenia mas horas para atender. He tenido fallos, pero nunca ambición ni egoísmo. Y si alguien lo ha hecho, al final me he dado cuenta de porque era, solo en beneficio propio, para abrirse un camino fácil y ser la segunda parte de algo que ya existía. Como una película. 

A veces estoy triste y me pongo a pensar, y me voy a pasear o me pongo sobre una mesa con la mano apoyada sobre mi cara sujetando la cabeza para que no salga rodando. O me pongo a recoger las migas mezcladas con purpurina del suelo. Todo esta brillante en casa y lo limpio mientras pienso en porque estoy triste ese día. Y no se me ocurre como puedo cambiar eso. Es que a veces soy una persona profundamente triste.

Y otras veces no tienen que ver con nada y me encuentro llorando mientras como un helado de chocolate. No siento nada. Solo lloro por nada.

Me estoy acostumbrado a mirar desde esta vida que siempre fue mía y a asomarme de vez en cuando por la vida de Lucia que no se diferencia en nada, porque al final somos la misma.

Os podría decir que no todas son ellas y que se meten en un papel a veces imposible de sobrellevar, y las he admirado por ello.

Os podría decir que he visto la piel arrancada, después de ducharse con todas sus fuerzas con un estropajo, después de salir de la habitación, después de haber estado fingiendo disfrutar de algo que no podía soportar.

Os podría decir que he visto genitales arañados, hinchados, con cicatrices, enrojecidos, doloridos, caídos...fruto de sitios anteriores. Y no entender cuando decían que tenían que hacerlo para ganarse la vida.

Os podría decir que han dejado de ejercer la prostitución para hacer masajes  y por un poco mas que las han ofrecido han vuelto a ello.

Os podría decir que he visto pechos morados, pezones enrojecidos y estirados.

Os podría decir que he visto como salían y vomitaban.

Os podría decir por cuantas he dado la cara porque han hablando mal por no permitir que le acariciaran el pecho. Se han marchado a otro sitio y han comenzado a hacer francés, se han vuelto a marchar a otros sitio y han comenzado a dejar masturbarse, se han vuelto a marchar y han terminado follando, porque es o eso o nada.

Os podría decir que yo no he pasado por absolutamente nada de eso y por eso me cuesta entender que una mujer tenga que pasarlo, pudiendo hacerlo de otra manera.

Os podría decir también que me han llamado con el tiempo para decirme "ahora te entiendo, parecía mas fácil de lo que es" después de haber intentado montar algo.

Hoy estoy algo triste y por eso os cuento esto. También para agradeceros vuestro respeto infinito y el trato hacia mi. Porque jamas hubiera consentido todo lo anterior.

 Y ahora os digo que ya se me ha pasado y que continuamos en contacto, algunos ya me entendéis.

Os abrazo.




7 comentarios:

  1. Un fuerte abrazo, querida Lucía. Y un beso, o muchos... :-)

    ResponderEliminar
  2. Siempre me as parecido una persona que no le gustaba su trabajo por tantos ahora me voy, ahora vuelvo y leyendo tu ultima entrada me parece muy mal que no respetes la vida de esas personas, pues cada una regala su intimidad de la manera que quiera.
    Masajista o escorts el caso es lo mismo el pene en ambas manos.
    Mi humilde opinion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola. En que momento no respeto a esas personas?? Lo primero que he dicho es que las admiro por ello. Y lo segundo que me produce tristeza que hagan algo que odian teniendo otras alternativas.Si, es complicado compaginar este trabajo teniendo pareja y mas cuando tu pareja lo sabe por eso mis idas y venidas, pero tb he dicho siempre que este trabajo es muy bonito. Y ya estoy dando demasiadas explicaciones.
      También es mi humilde opinión.

      Eliminar
  3. A ver el oficio de masajista y escort es tan diferente. Es como el d Actriz porno o strepeer. Si es verdad Lucía q no tdas las chicas sirven Pra hacer lo q nosotras hacemos, yo lo q no entiendo es la perdida d ética, d dignidad, la falta d valores. T entiendo tanto, m gustaría poder hablar con alguien q a d compaginar esa vida y Trabajo, yo lo llevo muy mal, No sabes como t entiendo. Pero como describí el Otro dia n mi blog nuestro trabajo es algo etereo,vapor d agua frente a la roca mas dura, eso es Trabajo frente amor, pero creo estarás d acuerdo conmigo en que esto engancha.


    El corazon muere de muerte lenta, mudando cada esperanza como las hojas de un arbol, hasta que no queda ninguna. No hay esperanza, no queda nada.
    Ella se pinta para ocultar su rostro, sus ojos son como el agua profunda, el deseo no existe para la geisha, el sentimiento no existe para la geisha. La geisha es una artista del mundo etéreo; ella baila, canta, te entretiene todo lo que quieras. Lo demás son sombras, los demás es secreto.
    No le puedes decir al sol que brille más, no le puedes decir a la lluvia que deje que llover... una geisha no puede decir no a un hombre cuando quiere casar con ella...
    "No le puedes decir al sol, más sol. Ni a la lluvia, menos lluvia. Para un hombre, una geisha solo puede ser media esposa. Somos esposas del anochecer."
    "El corazón perece de una muerte lenta. Se desprende de cada esperanza como si fueran hojas, hasta que no queda nada."
    Una historia como la mía nunca debería ser contada, en mi mundo es tan prohibida como delicada, sin sus misterios no pueden sobrevivir, yo segura que no nací para tener la vida de una Geisha, como tantas cosas que han pasado en mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. diario de una geisha. Pagaría mi deuda, año tras año, no como una Geisha, sino como una esclava.

      No encontramos suficiente bondad en esta vida como deberíamos.

      Desde aquel momento dejé de ser una niña que solo sentía un vacío para alguien con un objetivo. Vi que convertirse en una Geisha era ser algo más importante y tener un lugar en el mundo.

      Así era el mundo de las mujeres: Las amigas en contra de las amigas y ahora las mejores Geishas en guerra en contra de mí.

      El agua siempre está apurada, tal vez esa es la manera en la que debe ser. No podemos perder el tiempo.

      Recuerda que las Geishas no son cortesanas y no somos esposas, vendemos nuestras habilidades no nuestros cuerpos, creamos otro mundo secreto, un mundo de belleza. La palabra Geisha significa artista y ser un artista es ser considerada como un mundo cambiante de arte.

      La agonía y la belleza viven una de lado de la otra con nosotras, tus pies dolerán, tus dedos sangrarán. Hasta sentarse y dormir se volverá doloroso.

      No te puedes llamar una verdadera Geisha hasta que no golpees a un hombre con tan solo una mirada.

      A veces el mejor comentario es el silencio.

      La victoria no siempre le corresponde al más poderoso.

      Pude haber sido ella. Éramos tan diferentes, ella amó una vez.. Estaré mirando mi futuro hasta que el verdadero futuro caiga del cielo.

      El corazón muere en una muerte lenta. Comparte las esperanzas hasta que un día no haya esperanzas, hasta que no quede nada.

      Ella siente tanto dolor para esconder su cara de sus ojos de aguas profundas: Las Geishas no pueden querer, no pueden sentir.

      Cuando podía tener un momento de felicidad contigo me quede en silencio.

      No le puedes decir al sol que no brille, o a la lluvia que no caiga, o a un hombre que las Geishas no pueden ser esposas.


      #memorias de una geisha

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimo ánimo !!! Tú puedes con todo lo que te propongas. Rafa

    ResponderEliminar