sábado, 14 de febrero de 2015

La suite de los desamparados


Hoy recibia este correo precioso y quiero contestar haciéndolo publico.

Hola Lucía:

Me llamo J...tengo 30 años y, aunque he hablado contigo alguna vez por whatsapp, no nos conocemos. Leo tu blog asiduamente y me encanta. No sé por qué te estoy escribiendo, honestamente. Quizá solo sea para agradecerte lo que compartes en ese blog y la manera en que desnudas tu interior para todos.

He estado tentado muchas, muchísimas veces, de llamarte para quedar contigo. Pero no lo he hecho. No lo he hecho porque he leído alguna publicación en tu blog en la que explicas lo duro que fue para ti empezar en esto, y las ganas que tienes de dar masajes normales vestida. Lo comprendo perfectamente, y por eso no he podido llamarte. Algunos de los que (a veces) recurrimos a este tipo de masajes estamos genuinamente preocupados por lo que ello implica para la otra persona, o al menos yo sí. Y si te hubiera llamado no habría podido dejar de pensar en que estás haciendo lo que no quieres hacer. Supongo que, en el fondo, lo que me gustaría es invitarte a tomar un café y conocer a la persona que está detrás de ese blog, pero sé que eso es imposible.

En fin, sospecho que este mail es solo para quitarme la espinita de no poder conocerte en persona, y para mandarte unas palabras de ánimo que no podrás oír de mi boca. No espero que contestes, porque tampoco hay mucho que contestar. Te deseo toda la suerte del mundo, Lucía, hagas lo que hagas en el futuro. Y gracias por entrar en este mundo sin perder la dignidad.

Un abrazo.


Querido J...

Agradezco enormemente estas palabras de sensatez y sinceridad.

Si me lees, sabrás que soy persona de emociones a flor de piel, que hago y vivo todo muy intensamente. Por eso hay días que lloro, otros rió, otros estoy enfadada, otros tengo instintos suicidas ( suena fuerte, pero hay días que me gustaría desaparecer) y escribir y desnudar mi alma me ayuda a superar esos baches y esas zancadillas que nos pone la vida y a veces nosotros mismos. Yo no soy de tropezar con la misma piedra, yo me enamoro de la piedra.

Es cierto que lo pase mal en mis comienzos como masajista erótica. Tuve un par de episodios en los que llore sangre porque me sentía carne de mercado y sucia. Es cierto que ojala pudiera dedicarme a dar masajes vestida que es lo que me apasiona verdaderamente entre otras cosas.

Pero también es cierto que lo que hago es muy bonito. Que después de aquellos episodios me prometí respetarme a mi misma y ser respetada por las personas que vinieran a mi, y así llevo haciendo casi 3 años.

Justamente hoy me han dicho ; El otro día escuche una canción que ponía titulo a tu trabajo, me recordó a los que vamos a ti huyendo de nuestras rutinas.

Y me parece un titulo precioso que conlleva cientos de historias "La suite de los desamparados"

Me tomo mi trabajo como algo bello, enseño y aprendo, doy exactamente lo que vienen buscando, esa sensualidad y rato de desconexion que han perdido en alguna esquina. No es precioso?

Si he escrito alguna vez algo triste, es porque todos tenemos momentos malos, porque por muy bello que sea lo que hago y lo creo firmemente, no me veo toda la vida haciéndolo y no es lo que tenia planeado hace unos años. Pero la vida es así, y pienso que si ahora mismo estoy en este camino, es porque así tiene que ser y algo he de aprender.

Entre otras cosas relacionadas con el mundo de la belleza, soy también terapeuta. Y en cientos de ocasiones ofrecer sensualidad ha sido una terapia maravillosa.

Me puedes invitar a un te (no me gusta el café) o también puedes venir a una sesión de sensualidad, sin pensar en mas. Los escritos son pasado y me ayudan a seguir adelante. Y el día que deje de escribir aquí o en otros sitios, una parte de mi morirá.

Gracias, porque en tus palabras se refleja el respeto hacia las mujeres.

Te abrazo

Lucia





3 comentarios:

  1. Clap! Clap! Clap! Muy bonitas palabras, si.

    Entre los que leemos tu blog hay muchos J., en los 30 también, y si finalmente nos aventuramos es para descubrir a Lucía, descubrirnos ante ella, y que ella en cierta parte se descubra ante nosotros.

    Eso es erótico, dejar que alguien te vea más allá del cuerpo, desnudarse no es solo quitarse la ropa, es poner tu yo al servicio de otra persona. Es la conversación de antes, las palabras durante, los gestos, las miradas, la química.. Y eso lo hacemos nosotros y lo hace Lucia, ella también, lo hace en este blog. Todos mis respetos a ti y a lo que haces.

    Muchos estamos aún en la búsqueda de uno mismo, y en esa búsqueda hemos topado con la sensualidad y erotismo de Lucia, hacer sentir y sentir es lo más bonito que te puede regalar la vida, hay muchas maneras de hacerlo, esta es una de ellas.

    Un abrazo Lucia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Scar te escribo lo que opino de la busqueda de uno mismo o de ese algo del que todo el mundo habla.

      "Me da ahora por pensar en la de veces que me han dicho eso de que tengo que buscar, encontrar...y yo me he tirado años tratando de encontrar ese algo que no se que coño es, mas perdida que nunca, es que yo no se si he perdido algo! Agradezco mucho a esas personas que han tratado de recomendarme que he de buscar ese "algo" Pero mira es que yo no he venido aquí a buscar, he venido a vivir y que venga lo que tenga que venir, y si he perdido algo....pues que ese algo me busque a mi."

      Eso es lo que escribí hace no mucho en otro sitio donde dejo mis cuentos y mis historias. Años buscando...y me canse.

      Te contesto a tu mail en un rato.

      Te abrazo

      Eliminar
    2. Gracias Lucia...Es bien cierto que mejor que perder el tiempo buscando, es mejor emplearlo encontrando, o dejandose encontrar, que mejor manera de encontrar que viviendo.

      :D

      Eliminar