lunes, 23 de diciembre de 2013

Hablando de coños…

Puede que no estéis acostumbrados a leerme de esta manera tan brusca quizás pero tan sincera y tan yo.

 En mis masajes se me conocía por la sensualidad y dulzura, pero también he hablado siempre muy claro y tengo una forma un tanto peculiar de pensar que a veces escandaliza a las personas, y me hace gracia soltar ciertas perlas de vez en cuando y ver como abren los ojos de asombro!! A veces somos muy cerrados….

Una vez leí en un blog la típica gracia de un hombre que le decía a otro; Me imagino a esa mujer sin bragas paseando en bicicleta y un hombre preguntándose “chacho” y ese olor a pescao?

Y  una de las mujeres en el grupo con sus dos ovarios no quiso callarse, harta de el típico machito gracioso al que no se le puede decir nada y le contesto: Acabas de hacer un comentario muy desafortunado, porque no se qué coños habrás olido en tu vida, pero te aseguro que el mío no huele a pescado. Sabes a que huele mi coño?  A fruta madura, a sangre, a vida. Mi coño es sagrado. Y no permito delante de mí que menosprecies el olor del coño. Porque con chistes como este venimos las mujeres arrastrando siglos de represión. Ocultando nuestros flujos a los otros y a nosotras mismas. Por hombres así hemos tratado nuestro cuerpo como si fuera sucio y enfermo.  Nuestros flujos son los ríos de la vida. Avergüénzate, si, de hacer ese chiste. Y delante de mí, al menos honra el olor sagrado que te dio la vida

Reconozco que yo he sido una de esas personas que he generalizado al hablar del hombre “todos son iguales”.  Ahora no pienso lo mismo y sé que hay excepciones. He tenido clientes de todo tipo y lo pasaba realmente mal en mis principios cuando me pedían cita y no sabía lo que me iba a encontrar.  Me imaginaba un hombre grosero, guarrete que no se preocupaba en absoluto de la mujer y que la veía como un trozo de carne… Sorry!!

Los hay jejeje, pero a mí me han tocado lo mínimo. En general venían personas que buscaban nuevas sensaciones, cansados por encontrar siempre lo mismo en su vida cotidiana, por no sentir nada estando con una mujer, o aburridos en su matrimonio en el que estaban felices y agusto pero no había más… Así es que por lo general han sido personas maravillosas que valoraban lo que hacía, y la sensualidad que desprendían mis masajes, agradecían las caricias, los abrazos, las sonrisas de complicidad, el feeling, la ternura y la energía de mis manos. Y me han escrito en ocasiones mensajes preciosos que en la vida nadie me había expresado de esa manera.

Ha habido alguno, al que muy amablemente he tenido que echar, o ser cortante con él o pararle los pies. Y algunos que me preguntaban en honor al tamaño de su miembro si había visto alguna vez otra igual… Pero la respuesta me la guardo para mí.

Soy de la opinión de la chica del coño. Hay hombres y hombrecillos que creen ser hombres por decir semejantes chorradas sobre la mujer y no recuerdan que vieron la luz por primera vez a través de una vagina. La sagrada vagina que les dio la vida.

He aprendido mucho trabajando de masajista. He aprendido que hay hombres que se preocupan por la mujer y la adoran y la respetan. Y que fallamos al creerlos a todos por igual.

El próximo día os cuento un cuento, habla de tetas…

Un beso


Lucia

4 comentarios:

  1. Escribes muy bien, Lucía.
    En eso nos parecemos.
    Da gusto leerte, y ¿sabes por qué? Porque parece cuando te leo que estás a medio metro contándolo a cada uno al oído. Sabes decir cosas. Y sabes llegar.
    Eso forma parte de tu encanto, como esa dulzura que mencionas y llevas tatuada en la frente. Te he visto solo dos veces. Diez minutos en total. Pero sé leer.
    Suerte en todo. Y con lo que llevas dentro. En todas sus acepciones. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me equivoqué y sonó pretencioso. Nos gusta a los dos escribir. En eso nos parecemos.
      Así mejor.

      Eliminar
  2. Ole, Ole y Ole Lucia.

    Si con solo un ratito de conversación que tuvimos, ya te ganaste mi amistad, ahora que te sigo en el blog y te voy conociendo un poco mas por dentro, te digo y te repito que te has ganado un amigo, me encantan tus reflexiones.

    Estoy deseando volver al centro, que no sera dentro de mucho, que seas tu la que me abra la puerta y charlar un ratito contigo.

    Espero que estés mucho mejor.

    Un besazo muy muy gordo

    ego72

    ResponderEliminar
  3. En el acto sexual se comparte el karma de los demás con uno, y por eso es aconsejable la experiencia tantrica con una pareja fija

    ResponderEliminar