martes, 26 de febrero de 2013

Afianzándome en lo desconocido.



Hoy he decidido seguir contando la continuación de mi camino en el mundo de los masajes eróticos.

Motivada por mi inquietud en conocer mas sobre este mundo tan amplio que acababa de conocer, sumado a que me considero una persona a la que le gusta cambiar de situaciones, me llevo a dejar el primer sitio en el que entre a trabajar.

Me entere que buscaban masajistas en otro centro bastante conocido, así pues, sin pensarlo dos veces, decido presentarme.

Esta vez me encontraba mucho mas tranquila, nada de nervios, ya que cuando haces esto por segunda vez, vas tan normal y con bastante confianza. Quizás, lo único que me preocupaba era lo mismo que la otra vez…las chicas. Con la diferencia de que aquí ya sabía más o menos, o tenia una idea echa de cómo eran, pues ya me había informado por otro lado.

A pesar de todo, sabia que en este centro había bastante trabajo y eso es algo fundamental, pues en este mundillo, si no realizas masajes, no ganas dinero.

Hice la entrevista y me cogieron en ese momento, las condiciones me parecieron adecuadas y a los pocos días ya estaba dentro.

Tal vez debería de destacar una pequeña reseña de este nuevo centro. O mejor dicho, una diferencia destacable con el antiguo lugar donde trabaje. No existía ningún tipo de formación para las masajistas.

Aquí las chicas hacían más bien lo que querían. Pero para mi eso no era problema pues la formación ya la tenia. Pero sabía que a la larga algo así no me vendría bien.

En mi primer trabajo, todas pasábamos por una rigurosa formación, seguíamos un protocolo de masaje. Para una persona que fuera a darse un masaje a menudo era difícil elegir por técnica porque era igual en todas.

Pero en este nuevo centro, no ocurría de esta manera, más bien existía una mezcla de libertinaje y libre albedrío de cara al tecnicismo del masaje.

En un principio tienes mucho trabajo, ya que los clientes habituales quieren conocer a la chica nueva, es algo normal, cuando el centro es frecuentado por clientes habituales.

Algunos de ellos, encantados con mis masajes y otros, en cambio, volvían con la chica de antes, por eso, como había comentado antes, esta situación no me convenía en ningún sentido a largo plazo, porque otra cosa no…. pero soy persona de ideas fijas y claras. Tengo unas reglas imposibles de sobrepasar.

Dicho de otra forma, la persona que venga a un masaje conmigo se quedara por mi técnica, por mis manos, porque considero que doy un masaje bueno… Porque me gusta mi profesión. Tanto, que cuando estoy en ello, cierro los ojos y me dejo llevar, al ritmo de la música. Y eso es lo mejor a la hora de dar un masaje, dejarte llevar, fluir…

Esta vez, respecto a las chicas… Solo puedo decir que quizás fue aquí donde me di cuenta de que cada centro, cada compañera… es un mundo diferente.

1 comentario:

  1. Masaje muy bueno, me ha gustado la combinación de masaje erótico con relajante. No conocía esa técnica de klixen, he descubierto otra forma de placer. Gracias.

    ResponderEliminar

Fotos nuevas. Soplos de aire.

La de tiempo que hacía que no ponía fotos nuevas, verdad? Os dejo unas de ayer. Pero antes quiero aclarar algo.... Me tomo respiros de vez...